Desde muy temprana edad manifiesta su disposición por la música y la pintura. La música tradicional indígena le causa una gran impresión y más tarde se inspira en ella creando obras sobre temas folklóricos que alterna con composiciones de factura europea como mazurcas y valses de tipo chopiniano e incluso una zarzuela "El Gallo de la Vecina", escrita por Julio A. Hernández.

Muy joven aún, da su primer concierto en el Teatro Municipal. La obra que interpreta es una fantasía sobre la Opera "II Trovatore", pieza difícil y larga que le sirve para demostrar su dominio del piano. En 1905, con motivo de la llegada al Cusco del Presidente del Perú de ese entonces, Dr. José Pardo, interviene en una velada literario-musical con un arreglo para violín y piano de la Obertura "Poeta y Aldeano" de Von Suppe y lo hace acompañado por Leandro Alviña.

En 1995 es reconocido como uno de los cuatro grandes de Cusco, al lado de Roberto Ojeda, Baltazar Zegarra y Juan de Dios Aguirre y se le otorgan pergaminos y Medallas de Oro, por distintas instituciones del Cusco.

Compuso una serie de "Paisajes Musicales", todos de aires incaicos, entre ellos se encuentran "Noche de luna en el Cusco", "Homenaje al Inca Garcilazo de la Vega", "Ensayos musicales Kosko", "Cuatro obras corales", "Suite para Orquesta", "Canción de Amor del Alma Sol".




Copyright 2002 © Sucesión Francisco González Gamarra
All rights reserved.    Image Usage Policy.
Contactos.
     Webmaster.